No quiero esta, quiero una mejor

fencer 09/10/2009
Tecnocreativos

Les dejo este post que no me atrevi a alterarlo, lo copie tal cual ya que es una opinion con la que estoy mas que de acuerdo y muy bien redactada, espero lo lean y tambien dejen su opinion.

Fuente: Fabio.com.ar

Como hacer para hablar de la ley de medios sin que te ubiquen en un “lado”. Es complicado, siempre todo tiende en nuestra conversación social a parecerse a un River-Boca y dejarte afuera de lo que realmente pensás en un instante. Las terceras, cuartas o quintas opciones no parecen existir para los defensores fanáticos de caulquier postura.

Es una temática compleja porque la razón parece haberse dejado a un lado y prevalece el discurso político, la arenga populista y el griterío, ahora bien, si opinás algo que no le gusta a alguien, inmediatamente viene la descalificación personal.

Algo que nos sucedió con lo del Impuestazo Tecnológico, recuerden, donde se nos descalificó personalmente a los participantes de la campaña y no las ideas que cada uno transmite, en vez de discutir ideas se discutieron personas, lo que es la típica demostración del bruto que no encuentra por la razón un método para defender su posición y prefiere gritar sabiendo que en pleno griterío las buenas intenciones se diluyen.

Y si bien la gran mayoría sabe que ese tipo de descalificaciones no aportan y dejan en ridículo al descalificador, meten ruido, llenan todo de humo y ruido y el tema principal de conversación se diluye y olvida. Por eso la gente termina evitando discutir estos temas, porque no quiere tanto griterío, y por eso algunos gritan, para que la gente no participe (antidemocracia desde la democracia sería )

Así pues hablar de un tema como la Ley de Radiodifusión es otro de esos temas en los que apenas se enciende la mecha no sabés para donde va ir a parar y, con altas probabilidades, no será una discusión digna de ser seguida.

Aprovecho que faltan dos días para que la voten en el senado, de donde seguramente saldrá sin ser tratada, a libro cerrado, para hacer un análisis del tema pero principalmente a lo que más preocupa: la forma de hacer leyes en nuestro país y la forma de evitar las discusiones que impera: “si no estás con nosotros, sos el enemigo”. El post lo escribí en varios días así que no me extrañaría que tenga errores o equívocos de mi parte, es normal

Hay un temita con este tipo de leyes, es que cuando vienen impulsadas “a todo o nada” desde el gobierno como que dan “miedito”, es un miedo visceral, sabemos que hay cientos de proyectos de ley cajoneados en diputados porque a los políticos no les conviene o a algún empresario les jodería el negocio, entonces siguen ahí sin ser tratados.

Ahora bien, cuando una ley que no es urgente, pero si necesaria, sale con tanta fuerza desde el gobierno, algo nos hace sospechar y el sentido común nos dice que está bien hacerlo.

Hay cosas que son lógicas y coherentes, tener leyes que dictó un gobierno de facto implica que los gobiernos democráticos posteriores deberían revisar al detalle y adaptar esas leyes a la constitución y las leyes establecidas. Sin dudas había una deuda enorme al respecto.

Ahora bien, esta ley que estan pasando al senado me hace mucho ruido por varias razones, la primera de ellas es la guerra gobierno-clarín, algo que no debería estar sucediendo, no deberíamos ser rehenes de esa pelea, el sentido común reacciona, nos dice “hey, acá hay algo mal”, mucho ruido y mucha pelea ¡la ley también es rehén de esa pelea!

Desde ese punto todo lo que vino después me obligó a sospechar y dudar, no puedo estar de acuerdo con alguien que impulsa una ley para destruir a su rival cuando hace un tiempito le estaba regalando el monopolio del cable en la ciudad. Si, cuando aprobaron la fusión de Cablevisión y Multicanal pasaron a tener el 85% del mercado porteño y según tengo entendido ya esa cifra es considerable monopolio.

Ahora bien, estoy en desacuerdo cuando se dice que toooodo ese grupo es un monopolio, por ejemplo en diarios, yo elijo cual leo y hay unos cuantos, La Nación, Infobae, Perfil, Pagina 12, Clarín, Cronista, etc. es decir, en prensa escrita tienen también un porcentaje mayúsculo pero tengo la opción de libre elección.

En televisión abierta lo mismo, puedo elegir entre varios canales, algunos oficialistas, otros no tanto, otros ventajeros, en fin, la tele da para todo y donde hay plata, está todo bien, donde no la hay, está todo mal. También queda en mí elegir si enciendo el televisor o no. Son pocos canales, hay muchas razones técnicas para que, en otra época, fuesen pocos los canales. Hoy en día esa razón no existe, es política y comercial de parte de la CNC y el gobierno de turno.

Por otra parte está el cable, para mi un medio totalmente distinto a la TV abierta, donde el argumento oficialista ya no sólo me hace ruido, hasta me molesta. Hay muchos canales de cable y muchos de noticias y veo un gran espectro y variedad.

Se que el cable no es común a todos los argentinos, pero…

Aquí es donde empiezan los “problemas” con el proyecto de ley y con lo que pude leer del mismo (ya me cansé de leer versiones modificadas, lo importante sigue igual).

La primer restricción a la que no le encuentro explicación es la de que un dueño de canal de aire no pueda ser dueño de más de un canal de cable, ahí no me cierra, no lo entiendo, y las explicaciones que leí y escuché no tienen sentido.

El abuso de la palabra “democratización” me cansa, es como la palabra “solidaridad”, basta de usarla, no va a tener un efecto convincente y de aquí a un tiempo la van a arruinar. Esta ley no se trata de democracia, se trata de telecomunicaciones, ni siquiera facilita el acceso a la información, lo limita, pero bueno, sigamos.

Aire distinto de Cable, pero no se pueden tener dos señales así, oka, no entiendo la razón, para mi no la hay, pero si lo miro desde el punto de vista maquiavélico le encuentro explicación a los cinco segundos.

Ahora bien, vamos a otro tema que me desconcierta y es la cobertura nacional. Según este proyecto aprobado en diputados un canal de cable producido aquí no podría tener cobertura nacional. Debe ser local, por alguna extraña razón un canal de noticias argentino NO tiene derechos pero CNN sí. Es decir, podemos ver las noticias de EEUU en todas las ciudades del país, pero las de nuestro propio país deberán estar generadas por producciones locales, más baratas, más fáciles de controlar, de digitar, de manejar.

¿Wh0t? y si, es raro, pero la cantidad de repetidoras que pueden tenerse se disminuye, es decir, si querías que tu radio llegue a todo el país, olvídalo. En una era donde las telecomunicaciones acortaron distancias y borraron fronteras, esta ley impone nuevas y establece un monopolio.

¿como, no era que eliminaba los monopolios? y … no, promueve uno gigante… el monopolio del estado.

El problema con esto es que sea un monopolio exclusivo. A mi personalmente me encanta que Canal 7 tenga cobertura nacional, que llegue a todos los rincones del país, también Radio Nacional. Tengo muchas cosas en común con el lado “izquierdo” de esto, pero no con el lado “derecho” donde se plantea la exclusividad. Pero también quiero que lleguen todos los canales, imagínense, yo vivía en Bariloche donde el monopolio de Canal 6 arruinaba mis posibilidades de ver algo decente en la TV. Esta ley no me ofrece esa posibilidad, me la niega absolutamente. Seguirá todo igual para mis amigos de por allá.

Exclusividad estatal me hace ruido por el lado estalinista, siendo el extremo un Corea del Norte donde cada TV carece de sintonizador y se le enchufa un canal de cable estatal obligatorio, sin antena, nada de afuera. Pero no quiero decir que este sea un gobierno de ese corte, para nada, sólo que me parece una medida que no sirve ni promueve la libertad, en realidad atomiza los medios haciéndolos locales exclusivamente, así son más chiquitos, más controlables, con menos llegada.

Eso sería un extremo y acá no va a suceder, por suerte, pero esas reminisencias no ayudan. Tampoco quiero una TV o radios al estilo de EEUU donde el Lobby que hacen en contra de las reformas políticas para la salud son un asco, cadenas como Fox acusan al presidente de su país desde ser un musulmán vengativo hasta conspirar por la destrucción de su país y una larga lista de barbaridades.

Pero tienen una enmienda constitucional, la primera, que les permite decir cualquier barbaridad. La diferencia entre ese país y el nuestro es que allá no existe un Canal 7. Esa a Obama no se le va a ocurrir es una de las ventajas con las que contamos.

No me gustan los extremos porque está probado que fallan y hacen agua, con el tiempo se desmoronan en crisis terribles y si bien podemos estar acostumbrados, estoy cansado de las mísmas. Basta de extremismo!

Tampoco quiero abrir el diario y encontrarme con que cualquier medio que utilice para informarme me hable de rosas y florcitas sobre la realidad que vivo y sólo refleje lo que una agrupación política desee. Si todos los medios fuesen como “El Argentino” es hora de cortarse las bolas en fetas. Si todos fuesen como Clarín (más bien Clarín en pelea con el gobierno, en otra época fue igualito a El Argentino), también.

Es el extremismo el que falla y todo, me parece, apunta hacia ese error natural, blanco o negro.

Otra de las cosas que me parecían aberrantes eran las de las licencias, primero que eran pocos años para revisarlas, imaginate que un gobierno dura entre 4 y 8 años (si hay reelección), cualquier medio que tenga una licencia a punto de vencer tiene que cuidarse durante el tiempo que le quede para no ser “ajusticiada” por el gobierno de turno.

Para evitar ese problemita hay dos formas, la primera es la duración de la licencia ¿quien va a hacer negocios tan caros como los medios si no se asegura algunos años de operación? la segunda forma complementa la primera y es un órgano autárquico para revisar licencias.

Ambos temas son tratados con ligereza y con preferencia hacia el gobierno de turno. No me gusta, está mal, otra cosa que choca con el sentido común. Y acá no se ve beneficiado un gobierno si no todos. Yo no quiero más poder para los poderosos, quiero que lo empiecen a utilizar bien, bastante ya tienen!! Es decir, el problema acá no son los Kirchner, son TODOS LOS POLÍTICOS A FUTURO!

Si un medio, actualmente, se manda una animalada, hay recursos legales para regular su accionar. Todo estado puede retirarle una licencia antes del vencimiento, por decreto, por el congreso, por lo que sea. Por ejemplo, si tuviésemos un canal de TV promoviendo un golpe de estado, estaríamos todos de acuerdo con bajarle la licencia. De eso estoy seguro, aunque pueda equivocarme, pero seguro que se puede revocar actualmente.

Así como ya no nos bancaríamos un golpe de estado militar, tampoco nos bancaríamos eso y como YA existen recursos legales para frenarlo, ni es necesario tanto control del poder sobre los medios ¡todo lo contrario! Si bien se que puedo estar equivocado en la “velocidad” de aplicación, es obvio que incitar al desacato a la democracia y promover los gobiernos de facto no serían de buen agrado de la audiencia, no creo que ningún medio se suicide así (bah, vieron que el mundo da para todo ), pero admito que con estas cosas peco de inocente.

Pero recapitulando un poco, el otro día recibí un mail de un operador político que hacía el “reenvío casual a sus amigos de algo que seguramente les interesará” y resultaba ser propaganda oficial sobre este proyecto.

Si la misma viniese de Clarín lo marcaría como Spam, si viene de este tipo (que no conozco) ¡es también Spam! porque la propaganda encubierta es tan nefasta como la imposición. Pero no terminaba ahí la cuestión, la dialéctica del muchacho (no debe tener más de 30 años) seguía una estructura que reconocí al instante.

Terminé en una discusión tensa por mail (porque al responderle que no me envíe propaganda en seguida el flaco se puso a defender atacando) que yo ya sabía que no iba a llegar a nada pero que la incentivé un poquito porque me encanta cuando terminan metiendo la pata. ¿como es esto? fácil, tarde o temprano repiten el discurso “Anibal Fernández” que tanto caracteriza a esta metodología antipolítica-patotera que tienen.

Donde en una charla sobre política salen frases hechas como “esta ley sale sí o sí” (es decir, que no debe ser discutida ni modificada) o en la misma se hace referencia a que la gente “embobada” votó a De Narváez o a Macri (vale ver las cifras de las elecciones como para notar que la gran mayoría tampoco votó a éstos, en provincia lograron el 34% lo que no es precisamente una mayoría) es fácil notar que hay un disco rayado que me tiene bastante podrido.

Obvio que luego de unos mails ya tenía lo que necesitaba y no continué con la discusión, es exactamente lo mismo a lo que me refería en un principio: ruido.

Y es que no se puede discutir de nada cuando la discusión está sólo para ser un griterío y olvidarse del tema. Si las “audiencias públicas” que se organizaron eran para ser copadas por partidos políticos o, lo que realmente sucedió, nada de lo que se hablase allí terminaría en la ley, no se puede discutir mucho.

Pero algo importantísimo, donde era el lugar para discutir el gobierno oficialmente no lo quería. Son las comisiones del congreso, en vez de pasar por todas las posibles querían acotar esto a la más mínima expresión, “que salga sí o sí” es la condición. Y la peor de todas las mentiras “el que no quiere esta ley quiere la de la dictadura”

Porque volviendo al comienzo de todo, existen otras opciones, mejoras, perfeccionamiento de la ley, todo debería ser tenido en cuenta pero no… lo único que importa acá es el 2011 y que esta ley no sea revisada por el congreso elegido en las pasadas legislativas si no por el anterior. Todo vale cuando lo primordiar no es el lo que el discurso dice si no los negocios.

Nos van a implementar de prepo un monopolio estatal, van a impedir que los medios privados lleguen a todo el país y atomizarlos al máximo, es la única forma que tienen los políticos de todos los partidos, de controlarnos.

Pero hay un medio que, por suerte, se olvidaron de incluír en la ley : Internet.

Lamentablemente no podríamos cantar victoria, la brecha digital existe (aunque los ultra K dicen que “ya se solucionó”) y no todo el mundo tiene acceso a la web y, cuando la tiene, no necesariamente podemos asegurara que es libre de usarla como quiere (los DNS en este país son mágicos )

La ley seguramente saldrá así como está sin modificaciones y eso me apena un poco, porque las buenas intenciones del proyecto se diluyen con las intenciones políticas del momento, estaría bueno que la ley se perfeccione y mejore para ser un beneficio para la sociedad, pero no creo que así suceda.

En fin, creo que es un tema más para reflexionar que para discutir, porque desde el lado de los legisladores o gobernantes sólo se escucha “o blanco o negro”, todo o nada, pero de hacerla bien, un carajo. Eso es lo que nos debe preocupar, el país gobernado por impulsos violentos o por razón e inteligencia.

PD: Gracias a Fabio por permitirnos reproducir su post en nuestro blog.

Llegaron buscando:
  1. la palabra te quiero en ingles

  2. www nestor kirchnerdiscursos com

  3. fotos de nestor kirchner discursos

0Deja tu comentario